Temas varios

Las relaciones prematrimoniales

¿Cuál es vuestra position sobre las relaciones prematrimoniales?

Nuestra position sobre las relaciones prematrimoniales no está la “nuestra” pero la del Maestro Salvador: “Pues yo os digo: Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón” (Mateo 5, 27-30). Hemos conocido a gente que no querían tener un marido o esposa que una persona capaz de compartir, no tanto su cama, pero su sed espiritual. Ellos aspiraban a leer y profundizar juntos las palabras divinas en las Escrituras Santas. Amar a Dios a Dos. San Exuperio ha dicho: “El amor no es mirar el uno al otro, sino mirar juntos hacia el mismo objetivo”. No pongamos entonces las relaciones físicas antes de los sentimientos. Estamos llamados a sublimar nuestra concepción de la relaciones entre el hombre y la mujer.

El filósofo francés Jacques Maritain y su esposa Raisa estaban enamorados el uno al otro. Sin embargo, nunca se conocían sexualmente. Esto ciertamente no significa que todas las parejas deben imitarlos. Pero su ejemplo nos empuja a considerar las relaciones matrimoniales hasta una dimensión otra que la dimensión carnal; y luego, el resto vendrá. Eso es santificarse con la ayuda de la gracia celestial y la oración. José y María de Nazaret, también, están enamorados y se han casado sin nunca conocerse sexualmente.

En cuanto a las relaciones prematrimoniales, están normales en estos días por el mundo. En cuanto a nosotros, hemos sido elegidos para dar testimonio en este mundo, contra esta mentalidad sensual. En el nivel espiritual, un hombre y una mujer que tienen relaciones íntimas ya están casados por Dios y por nosotros. Deben considerarse, así, unidos el uno al otro y fieles el uno al otro. Algunos de nosotros están casados solamente a la alcaldía, no en los lugares de culto, y no son “benditos” por clérigos. Porque nuestra unión se hace, antes de todo, delante de Dios. Una relación llamada “sentimental” con la única satisfacción de los sentidos, con una persona u otra es un adulterio si el objetivo santo y santificante no es el matrimonio. Además, debemos orar bien para merecer un esposo santo y una esposa santa. Un matrimonio similar se convierte en matrimonio santificante.

Los productos anticoncepcionales

Que pensáis del uso de productos anticoncepcionales

Su uso depende de casos particulares. Los que ya tienen hijos y no pueden tener otros por razones válidas (materiales, físicas, psicológicas, etc) son justificados. Dios es un Padre comprensivo. Requerir de una pareja que ha tenido por dos tiempos gemelos de abstenerse de anticonceptivos no nos parece justo, en particular en nuestros tiempos tan difíciles y exigentes. Todo depende del espíritu con que actuamos. Por lo tanto, si es sólo para satisfacer placeres sexuales que nos casamos, si es para escapar de las responsabilidades paternales o maternales que somos extensamente capaces de tomar, si es para hacer la cabeza a la derecha e a la izquierda todas las noches o todas las fines de semana que estamos comprometidos a los anticonceptivos, entonces, una irresponsabilidad similar, una inmadurez similar es extensamente una condena para el alma. La paternidad y la maternidad son una purificación que puede llevar a la santidad.

¿La película “La Pasión del Cristo” es antisemita?

¿Pensáis que la película de Mel Gibson “La Pasión del Cristo” es antisemita?

Acerca de la película “La Pasión del Cristo”, una reflexión sana se impone. La cuestión fundamental no es, repito NO ES, si esta película es o no es antisemita, pero si Jesús de Nazaret es o no es el Mesías anunciado por las profecías bíblicas.

Una comprensión buena de las profecías de Isaías, entre otras, lleva a una sola conclusión: Jesús (Yehoshua) es, sin duda, el Mesías anunciado por el Señor Creador.

Todos hemos crucificado el “Hijo del Hombre”. El perdón de este pecado dramático es de creer que Él, Jesús, es el solo y único Mesías a través de que podemos todos obtener la salvación eterna por creer en él. Las profecías de Isaías no conducen a ninguna otra conclusión. La película de Mel Gibson viene al momento oportuno para recordarnos las palabras proféticas de este gran profeta:

“Así como se asombraron de él muchos – pues tan desfigurado tenía el aspecto que no parecía hombre, ni su apariencia era humana -… Despreciable y desecho de hombres, varón de dolores y sabedor de dolencias… despreciable, y no le tuvimos en cuenta. ¡Y con todo eran nuestras dolencias las que él llevaba… Él ha sido herido por nuestras rebeldías… El soportó el castigo que nos trae la paz, y con sus cardenales hemos sido curados. Todos nosotros como ovejas ERRAMOS…y Yahveh descargó sobre él la culpa de todos nosotros… Para nuestros pecados, fue golpeado hasta la muerte…” (Isaías 52,14 hasta 53,12).

¿Cómo podríamos entonces acusar a una categoría de personas porque “todos erramos errantes”?

La única conclusión después de haber visto la película de Mel Gibson está lejos de ser antisemita. Esta es claramente y simplemente para el mesianismo universal de Jesús de Nazaret… y anti- mis propios pecados que lo crucificaron. La reacción sana espiritual debería ser de arrodillarse y de pedir perdón del Señor misericordioso.

Nuestra preocupación no es que seamos pro-o anti- semita, pero si estamos pro- o anti- identidad mesiánica de Jesús, en otras palabras, pro – o anti – Cristo como le revela en San Juan, un semita: “¿Quién es el mentiroso sino el que niega que Jesús es el Cristo?” (1 Juan 2,22).
Ningún antisemita no querría seguir a Jesús, un semita o incluso pensaría a leer sus Evangelios y todo el Nuevo Testamento escritos por semitas.

Dejemos entonces de pensar en términos pequeños y morbosos de pro-o anti-semitismo. Sólo una conciencia culpable utiliza una escapatoria vil e innecesaria del juicio severo de Dios a través de Su Santo Mesías semita.

Cuestión sobre el divorcio

Hola,
Tuvo la suerte de tropezar con vuestro sitio y yo estaba fascinado por su contenido.
Y me encantaría conocer vuestra opinión sobre el divorcio y lo que los libros santos dicen acerca de esto.

Sinceramente
K.

Querido K.,

Estamos felices de conocer que habéis amado a nuestro sitio.
Para entender la intención de Dios en el matrimonio, os aconsejamos de leer nuestro texto “Mirada de fe sobre el Corán” (Ver extractos en PS al final de este email).

El divorcio no fue permitido por Mohammed que en casos graves y serios, y eso por pedagogía, por un algún tiempo en la historia, debido a la mentalidad de los árabes de esta época que estaban acostumbrados al divorcio fácil. Este fue el caso de Moisés también.

Pero la intención de Dios es inmutable. Es mencionada por Jesús en el Evangelio:

“¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra, y que dijo: Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne? De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió no lo separe el hombre. Pues ¿por qué Moisés prescribió dar acta de divorcio y repudiarla? Les dice: Moisés, teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón, os permitió repudiar a vuestras mujeres; pero al principio no fue así…” (Mateo 19,3-8).

En una otra ocasión, Jesús dijo igualmente:

“Él les dijo: ‘Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquélla; y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.'” (Marcos 10,11-12).

“Pues yo os digo: Todo el que repudia a su mujer, excepto el caso de fornicación, la hace ser adúltera; y el que se case con una repudiada, comete adulterio.” (Mateo 5,32).

Pablo en sus cartas también certifica el aspecto inmutable del matrimonio en Intención de Dios:

“En cuanto a los casados, les ordeno, no yo sino el Señor: que la mujer no se separe del marido, más en el caso de separarse, que no vuelva a casarse, o que se reconcilie con su marido, y que el marido no despida a su mujer.” (1 Corintios 7,10-11).

Si Dios nos ha mandado el matrimonio para “lo mejor y lo peor”, es que Él va a darnos la fuerza para superar todas las dificultades y las pruebas del matrimonio. Dentro del matrimonio, debemos saber perdonar. Jesús ha dicho de perdonar no 7 veces, sino 77 veces (Mateo 18,22). Y ninguno de nosotros es perfecto.
Pero con la gracia y de la oración, toda dificultad, incluso de apariencia insuperable puede ser superada.
El amor alimentado por la oración y por el sacrificio nos da la fuerza de fortalecer el matrimonio cada día para la Gloria de Dios y la paz interior de nuestros hijos.

De hecho, es inconcebible que verdaderos creyentes divorcian (cuando los dos son creyentes verdaderos), porque el matrimonio es el camino de la santificación por el rebasamiento de si-mismo. Esta es la intención de Dios.

Es por eso que Mohamed dijo en un hadith considerado auténtico:

“Iblis estableció su trono en el agua y envía sus legiones. El demonio que (entonces) es más estrecho con él es el que ha logrado el más gran desorden (fitna). Uno de estos demonios viene a él y dijo: “He hecho esto y esto”. Pero él respondió: “No has hecho nada”. Entonces uno de ellos viene a él y le dijo: “Yo no dejé [un humano similar], hasta que he logrado a provocar la separación entre él y su esposa.” Iblis acerca de él este demonio y le dijo: “¡Qué buen hijo eres!” (Narrado por Muslim, n. 2813, y otros).

En otras palabras, el divorcio es el resultado de la obra del diablo.

Debemos en la oración resistir al diablo del divorcio y buscar con el cónyuge el camino de la apertura, del diálogo, del perdón y del amor.

Que Dios os da la fuerza de adoptar este camino.

Sitio Pierre 2

PS: Extractos de “Mirada de fe sobre el Corán”, párrafo 3.3.2, el matrimonio (en nuestro sitio):

En cuanto a la sociedad árabe moderna, notamos el éxito del plan pedagógico de Dios en la práctica de la monogamia. Los árabes, en la gran mayoría, no tienen hoy que una sola mujer y la poligamia está bastante desacreditada. Del mismo modo, el divorcio es despreciado por la mayoría de las familias árabes, el constituye generalmente el recurso último en casos severos y graves. Mayor es la diferencia entre la sociedad islámica de hoy y la sociedad pre-islámica después del pasaje del soplo vivificante del Corán.

El Evangelio, también adopta la misma actitud pedagógica sobre el matrimonio y el divorcio: los fariseos que practicaban libremente el divorcio, cuestionaron el Mesías en este tema, para avergonzarle:

“¿Puede uno repudiar (divorciar) a su mujer por un motivo cualquiera? El respondió: ¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra, y que dijo: Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne? De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió no lo separe el hombre. Dícenle: Pues ¿por qué Moisés prescribió dar acta de divorcio y repudiarla? Díceles: Moisés, teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón, os permitió repudiar a vuestras mujeres; pero al principio no fue así…” (Mateo 19, 3-8).

Debemos notar la actitud conmocionada de los Apóstoles mismos que oyen las palabras del Maestro y le dijeron:

“Si tal es la condición del hombre respecto de su mujer, no trae cuenta casarse. Pero él les dijo: No todos entienden este lenguaje, sino aquellos a quienes se les ha concedido. Porque hay eunucos que nacieron así del seno materno, y hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. Quien pueda entender, que entienda” (Mateo 19, 10-12).

Dos hechos importantes surgen de esta historia: el primero es Moisés, que ha permitido de dar una carta de divorcio, y no Dios. Moisés ha permitido esto como un paso pedagógico, una concesión temporal en razón de la inmadurez psicológica de los hombres de este tiempo, concesión que debíamos exceder después para volver a la condición original querida por Dios, como Jesús le explicó. Pero los judíos, unidos a las tendencias humanas, se adhieren a la letra de la ley, negándose de elevarse a la intención divina.

El segundo hecho a recordar es que el Mesías, de su discurso sobre el matrimonio y el divorcio, fue más allá, elogiando la castidad de las personas “que se han hecho a sí mismos eunucos para tener el Reino de Dios”. Esta expresión no implica una operación cirugía ni un celibato perpetuo, sino un matrimonio fiel cargado de sentimientos profundos y espirituales. No es de satisfacer los instintos puramente sexuales, pero de superarlos, hasta la reunión con el compañero o la compañera seleccionado (a) por Dios. Entonces se hacen espiritualmente “eunucos”, es decir, castos y fieles en el matrimonio único toda su vida.

El Corán, también, habla de la castidad diciendo: “Que los que no puedan casarse observen la continencia hasta que Dios les enriquezca con su favor (a través de enviar el compañero o la compañera)” (Corán XXIV; La Luz, 33).

Los árabes de la época de anarquía despreciaban la continencia y la castidad antes del matrimonio. Esta virtud estaba ignorada o despreciada, hasta el punto de que aquellos que la practicaban fueron acusados de falta de virilidad. Este es el caso, hoy, en los países llamados cristianos.

Las enseñanzas coránicas han dado sus buenos frutos en el corazón de muchos árabes. El Corán es el instigador de la evolución de la sociedad islámica, aunque algunos de sus enseñanzas quedan sin frutas para muchos musulmanes que están cerrados al espíritu coránico. Del mismo modo, el Evangelio no ha dado sus frutos en el corazón de muchos cristianos que desprecian la castidad y la santidad del matrimonio.

Extractos de “Reacción al libro Mirada de fe sobre el Corán”:

Segunda respuesta al jeque K. R.:

“….También estéis contra mí porque he dicho que el divorcio, que había sido anarquice en el momento de la ignorancia árabe, ahora es despreciado en el mundo árabe, después del soplo vivificante del Corán. ¿Que hay en estas palabras para ser tan enojados? Oseas recuerdo las palabras del noble Profeta Mohamed en sus discusiones: “Por Dios, el divorcio es la más odiosa de las cosas permitidas (“permisibles”)”. No tengo a comentarse sobre estas palabras proféticas, porque hay una sabiduría a aquellos que son capaces de entender”.

El perdón de los pecados

Desde hace algún tiempo, me habéis enviado una respuesta a mi pregunta sobre la confesión de los pecados. Aquí es un extracto de vuestro email:

“Con el Apocalipsis, Jesús dedica sacerdotes todos los que creen en el libro abierto, les perdona sus pecados y la segunda muerte no tiene poder sobre ellos (Apocalipsis 1,6 / 20, 6).
Además “todo aquel que ha nacido de Dios, no comete el pecado… no puede pecar, porque esta nacido de Dios”, dice San Juan (1 Juan 3,9).
Por lo tanto, donde no hay pecado, no hay necesidad de confesión. Todo está cambiado y esta renovado en el “cielo nuevo y la tierra nueva” (Ap. 21,1), en la que no hay templo o iglesia o sinagoga para los creyentes, porque ellos mismos están el templo y el lugar de reunión con el Padre (1 Corintios 3,16-17 / Apocalipsis 21,22)”.

He notado, sin embargo, que en la Biblia está escrito que si decimos que no tenemos pecados… la verdad no vive en nosotros (1 Juan 1,8 +).

Para entender lo que dice Juan en su primera carta sobre el pecado, debemos distinguir entre:

  1. Los pecados “pequeños” diarios, imperfecciones, que hacemos todos y de que Jesús nos lava en su sangre todos los días por la comida que Jesús.
  2. Pecados más graves a través de que nos hacemos daño por ejemplo, a un hermano. Para este tipo de pecados, también Jesús nos lava en su sangre cada día, cuando le pedimos perdón de todo nuestro corazón. Al mismo tiempo, es bueno en estos casos de ir e pedir perdón directamente del hermano a lo que hacemos daño. Esto es el significado de las palabras de Jesús: “Si, pues, al presentar tu ofrenda en el altar te acuerdas entonces de que un hermano tuyo tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí, delante del altar, y vete primero a reconciliarte con tu hermano; luego vuelves y presentas tu ofrenda. Ponte enseguida a buenas con tu adversario mientras vas con él por el camino; no sea que tu adversario te entregue al juez y el juez al guardia, y te metan en la cárcel. Yo te aseguro: no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo. (Mateo 5,23-26)”. Y también: “Si tu hermano peca, repréndele; y si se arrepiente, perdónale. Y si peca contra ti siete veces al día, y siete veces se vuelve a ti, diciendo: “Me arrepiento”, le perdonarás” (Luc 17,3-4). El arrepentimiento verdadero, de todo el corazón, es la condición para obtener el perdón.
  3. Por último, hay el pecado contra el Espíritu Santo, que es un pecado voluntario, en conocimiento de causa, para el cual no hay perdón (Mateo 12,31-32) y para el cual Juan dijo que no es necesario de orar (1 Juan 5,16).

Entonces debemos distinguir en Espíritu de qué tipo de pecado habla Juan. A través de escribir: “Si decimos: “No tenemos pecado”, nos engañamos y la verdad no está en nosotros” (1 Juan 1,8), Juan habla de los pecados de la categoría 1) y 2). Todos cometemos errores.

Cuando dice: “Todo el que ha nacido de Dios no comete pecado…” (1 Juan 3,9), Juan habla del pecado contra el Espíritu Santo. El que es engendrado de Dios no puede cometer un pecado similar.

En la comprensión de las Escrituras Santas, es muy importante de elevarse al espíritu y de no centrarse a la letra porque, como le dice Pablo: “… la letra mata, el espíritu da vida” (2 Corintios 3,4-6).

Es de los pecados de la categoría 1) y 2) que Jesús nos lava cada día por su Sangre. De hecho, continuando la lectura de 1 Juan 1,8, es claro que Jesús “nos purifica de toda injusticia”, porque “Al que nos ama y nos ha lavado con su sangre de nuestros pecados” (Apocalipsis 1,5).

En los Tiempos últimos (nuestro tiempo), esto ocurre a través de la comunión diaria con el Cuerpo y la Sangre de Jesús, tomados en la intimidad de las casas, como es querido expresamente por Jesús (Apocalipsis 3,20). Entonces no hay necesidad de ir confesarse a un sacerdote. Esto es parte del “Cielo nuevo y de la Tierra nueva” (Ap. 21, 1). De todos modos, en esta nueva Jerusalén celestial, cada hombre y cada mujer que cree en el mensaje apocalíptico revelado el 13 del Mayo 1970 se convierte en un sacerdote (Apocalipsis 1,6).

Esto es el plan maravilloso de nuestro Padre en la restauración universal profetizada por Pedro (Hechos 3,19-21).

Profundización Leer el Curso Bíblico, Lección 12, párrafo VII.

¿Puedo todavía ser salvado?

Hay algunos años atrás que seguía mirando sitios pornográficos. Miqueas espíritu me dice que probablemente no veré el rostro de Dios. Entonces como penitencia, voy a deber tanto posible, alejarse de la luz del sol, vivir el más posible en la oscuridad.

Después de orar y pedir el Consejo de nuestro Padre, te damos la respuesta siguiente:

  • El hecho de que tu nos escribes ya es una confesión. Entonces, ahora pide perdón a Dios de todo tu corazón.
  • Después de eso, no mires más en el pasado. Pedro había recibido el mensaje siguiente el 04.01.2009:
    “! Nunca mirar atrás: lo que fuimos… etc., pero a lo que somos y seremos: Hijos y hijas de Dios, victoriosos, victoriosos por su Santa Gracia!”
  • Es el demonio que te dice de vivir en la oscuridad. Jesús te invita a vivir en la Luz.
    El diablo quiere desalentarte a través de abrumarte por tu pasado. No le escuches. Reconócele en sus pensamientos negativos y cázale a través de la Inmaculada Concepción y de pequeñas invocaciones repetidas a menudo como “Mamá querida, ayúdame a liberarme de todo esto”. “Mamá, te confío estos pensamientos, a la caza de ellos “. “Yo te ordeno Satanás de retirarse en el Nombre de la Inmaculada Concepción”.
    Sé fuerte G. Nuestro Padre nos quiere fuertes.
  • Recuérdate, que sí tú crees en el mensaje Apocalíptico revelado a Pedro en 1970, entonces tú eres un sacerdote apocalíptico. Luego, toma cada día Jesús en el Pan de Vida en la casa, con amor, en la intimidad como se explica en el sitio. Porque se da a nosotros para la “Remisión de los pecados”:
    “Mientras estaban comiendo, tomó Jesús pan y lo bendijo, lo partió y, dándoselo a sus discípulos, dijo: “Tomad, comed, éste es mi cuerpo”. Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio diciendo: “Bebed de ella todos, porque ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de los pecados”. (Mateo 26,26-28).
    Es en el Pan de Vida diario que Jesús nos lava en profundidad de nuestros errores y nuestros pecados.

Y entonces, querido G., después de esto, vive en la luz. Vive en Su Luz.
Es a esto que tú eres llamado.
Nuestros pecados no son nada cuando los tiramos con amor y arrepentimiento en la Sangre de Jesús que fluía profusamente en la Cruz para nosotros.

G., te amamos. Coraje
Sitio Pierre2

PS: Aquí hay algunos mensajes celestiales a Pedro a meditar:

03.01.1995: “Arrepentirse todos, y pedir perdón. Luego vivir en arrepentimiento, para vivir en el perdón. Vivir en la vigilancia para no caer de nuevo”.

01.01.2006: “El amor cubre una multitud de pecados”

07.07.1990: Jesús nos habla de Pan de Vida: Había dicho a vuestros hermanos, los primeros apóstoles, que me entrego a ellos por mi cuerpo y mi sangre para la remisión de los pecados. El que perdona los pecados es Mí. Yo perdono vuestros pecados porque venís a mí, que soy el Pan de Vida.
También he hecho el mandamiento de la perfección: “Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”, sabiendo que vosotros, solos, no podéis ser perfectos. Por eso había dicho: “Sin Mí no podáis hacer nada”. Y es también la razón para la que me entrego a vosotros en el Pan de la Vida, para que conmigo, podéis ser perfectos y que a través de elevarse, eleváis los hombres”.

Padre Pio dijo:
“Miqueas pasado, Señor, a tu misericordia, mi presente a tu Amor, Miqueas futuro a tu Providencia”.

Salmos 38 (37) (rebautizado por Pierre2)

Señor, nuestro Padre bueno,
No me corrijas en tu enojo, en tu furor no me castigues.
Tu compasión paternal me ha salido de mi pecado.
Mis culpas sobrepasan mi cabeza,
Me sentí abrumado, derribado a muerte por mis pecados;
Estaba sin fuerza, abrumado, triste y desmoralizado.
Ignoraba, Padre amoroso, que todos mis suspiros fueron antes de ti,
Que ninguno de mis pensamientos no te estaba escondido.
Por tanto, mi corazón se desmayó, mi fuerza me dejó,
Yo sufrí de mis pecados.
Pero tú, Padre amado, Tú te has revelado a mí.
Tú me has enviado tú Mesías, oí su voz,
Reconocí mis errores, me arrepentí.
Así que tu gracia me apoyó para nunca comenzar de nuevo.
Bebí de Jesús las palabras Letras vivificantes,
Yo era como la mujer samaritana en el borde de este Pozo de la Vida.
Por medio de él tomé la vida y la alegría surgió en mi corazón abrumado.
Después, me has revelado María, ella me inunda en su luz,
Ella me apoya en la lucha noble por la gloria de tu Nombre.
Quería compartir estas luces divinas con mis padres, mis amigos y mis compañeros.
Pero todos ellos se volvieron contra mí y se mantuvieron a distancia.
Me entregaron trampas, quisieron a mi vida e hicieron parcelas.
Y no abriría la boca.
Yo te decía que “Está en Tito Señor Jesús está en ti, que yo espero.
¡Señor Jesús, Dios mío, es tu que va a responder!”
Los que me hacían daño sin razón se multiplicaban.
Ellos todavía buscan a perseguirme para haber buscado el bien,
Quieren matarme por decir la verdad,
Ellos me dan el malo por el bien que les he hecho,
Me persiguen por haber hecho tu voluntad.
Tú, Padre nuestro, Tú no vas a abandonarme,
Eres aquí cerca de mí, Tú estás en mí.
Acelérate a ayudarme, Padre, ven pronto a nuestra ayuda
¡Oh Tú, nuestra salvación”.