La Restauración Universal

L’Eucaristía sin sacerdote?

Decís que creéis en la Eucaristía, como lo hacéis sin sacerdote ¿

La Eucaristía es en efecto el Pan de la Vida Espiritual y de la Resurrección (ver Juan 6,51-58 / Mateo 26,26-29). Nosotros preferimos llamarlo “el Pan de Vida” según la expresión de Jesús mismo (Juan 6,35) o también la “Cena del Señor”, según los apóstoles (1 Corintios 11,20). Eucaristía viene del griego Eukharistia que significa “decir gracias”. Después de alimentarse del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, los cristianos primeros dieron gracias a Dios. Pero eso no revela el Contenido: el Cuerpo, el Sangre, el Alma y el Espíritu de Cristo que están presentes (Marcos 14,22-24 / 1 Corintios 11,23-29). Con el tiempo, por la gran mayoría de los creyentes, la Eucaristía representa algo, pues Ella es algún vivo: El Cristo! Este Pan de Vida es Jesús vivo con nosotros, en nosotros. Ver la oración de Hermann Cohen en nuestro texto: “Jesús restaura el sacerdocio”.

El hombre debe ser sacerdote de Jesucristo para poder encarnar su Cuerpo y su Sangre divinos en el Pan y el Vino. En los últimos tiempos que vivimos, Jesús inaugura un sacerdocio nuevo digno de la Tierra nueva y del Cielo nuevo (Apocalipsis 21,1-5). En su primera Venida, Jesús trastornó el sacerdocio judío. Así que hoy en su segunda Venida, y bajo esta era nueva, Jesús instaura un nuevo sacerdocio revolucionario, un sacerdocio apocalíptico. Esto trastorno las concepciones cristianas adquiridas durante los siglos de la Tierra y del Cielo antiguos y obsoletos.

Este sacerdocio está reservado para aquellos, hombres y mujeres, que creen en el mensaje apocalíptico revelado por Jesús mismo en el año 1970: “Al que nos ama y nos ha lavado con Su Sangre de nuestros pecados. y ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes para su Dios y Padre” (Apocalipsis 1,5-6/ Apocalipsis 5, 10/ Apocalipsis 20,6).

El Cristo, que es capaz de encarnarse en el pan y el vino por un sacerdote tradicional que fue indigno, es más capaz de hacer de mismo por los sacerdotes y sacerdotisas apocalípticos de su elección.

Feliz el que cree en eso!

Nosotros vos referimos al texto: “Jesús restaura el sacerdocio”.

Conferencia sobre el Apocalipsis?

Correspondientes nos piden de venir hacer una Conferencia en Italia sobre el Apocalipsis. Muchas personas serian interesadas.

Aquí está nuestra respuesta:

Escribo a vosotros acerca de una conferencia posible sobre el Apocalipsis en Italia y en otros lugares. Por favor, os pido de leer cuidadosamente y con calma, en referencia a las referencias bíblicas.

Imaginarme (o vosotros) hablando en una conferencia del “Sacerdocio nuevo”, el apocalíptico y del “Cielo Nuevo”.

El sacerdocio nuevo:
“Al que nos ama… y ha hecho de nosotros un reino de SACERDOTES para su Dios y Padre..” (Apocalipsis 1,5-6)
“Eres digno de tomar el libro (del Apocalipsis) y abrir sus sellos…y compraste para Dios con tu Sangre hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación…y has hecho de ellos para nuestro Dios un Reino de SACERDOTES, y reinan sobre la tierra.” (Apocalipsis 5,9-10)
“Dichoso y santo el que participa en la primera resurrección… sino que serán SACERDOTES de Dios y de Cristo…” (Apocalipsis 20,6)

Es claro que un nuevo sacerdocio es accesible a aquellos que reconocen la Bestia, que abren la puerta del corazón y de su casa para introducir el Esposo divino que automáticamente va a ser un sacerdote de una nueva alianza, la alianza apocalíptica:
“Mira que estoy a la puerta (del corazón) y llamo; si alguno (o alguna) oye mi Voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré (la Eucaristía) con él y él conmigo” (Apocalipsis 3,20)

Jesús nos había preparado a este sacerdocio nuevo. Encontramos en el Evangelio de Lucas:
“Sed como hombres que esperan a que su señor… para que, EN CUANTO llegue y llame, al instante le abran… los hará ponerse a la Mesa (Eucaristía) (Lucas 12,35-38)

Estamos en la Mesa con Él y nuestra Madre querida en nuestras casas, porque ha hecho de nosotros, los que creemos en la Revelación de 13 de mayo de 1970, un sacerdocio nuevo. Nosotros le hemos abierto la puerta CUANDO ha llegado, inmediatamente como la esposa que espera ansiosamente el Esposo. Entonces nos llevó a Su Mesa en nuestras casas.

Entonces, es imprescindible de seguir el consejo de Jesús “¿Por qué no juzgáis por vosotros mismos lo que es justo?” (Luc 12,57). Entonces, seamos cristianos independientes juzgando por nos-mismos…

No es fácil para los débiles y los calientes de juzgar por ellos mismos!

Si debía dar una conferencia apocalíptica diciendo estas cosas, no quedaría nadie en la sala para escuchar. Todos saldrían como los hebreos que han dejado Jesús que hablaba de su Carne y de su Sangre a beber y a comer: “Es duro este lenguaje. ¿Quién puede escucharlo?… Desde entonces muchos de sus discípulos se volvieron atrás y ya no andaban con él” (Juan 6,60-66)

Todavía no es el momento de hablar abiertamente: “Sella lo que han dicho los siete truenos y no lo escribas…” (Apocalipsis 10,4)

Muchos me han abandonado y perseguido por lo que digo. Pocos de otros benditos me han creído y se convierten en sacerdotes por la Eternidad y Comen con Jesús alrededor de su Mesa (Mateo 22). Un ejemplo: Hablando con nuestro querido G, allí hace unos días, me dijo que un hermano (monje) no quería oírlo hablar más a causa de la obediencia ciega al Papa de Roma. Decimos lo que Pedro dijo ante del Sanedrín con cólera:
“…No podemos nosotros dejar de hablar de lo que hemos visto y oído…” (Hechos 4,19-20). Y también: “…Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”… (Hechos 5,29). Nuestra Madre Inmaculada dijo a la Salette: “Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del Anticristo”.

Ha llegado el momento “…de abrir los libros (de la Biblia, del Evangelio para conocer las profecías) y después un otro libro fue abierto (El Apocalipsis) el de la Vida…” (Apocalipsis 20,11-13)… y “de juzgar por nos mismos” si queremos complacer a Jesús y a Nuestra Madre.

El Cielo Nuevo y la Tierra Nieva están mencionados en el Apocalipsis 21 y 22 como lo sabéis.

Llegará pronto el momento de hablar y de revelar estas cosas abiertamente: “No selles (mas) las palabras proféticas de este libro…” (Apocalipsis 22,10).

Unión de oraciones en el amor alrededor de Jesús y María.
Vuestro hermano que vos llama.

NB: Seria bien de leer en el sitio “La Restauración Universal”, “Jesús restaura el sacerdocio”, “Pan de Vida y Sacerdocio nuevo”.

El profeta Ageo y el Templo

He leído el profeta Ageo y he tenido una duda acerca de la construcción del Templo. Parece que Dios da bendiciones sobre la construcción del Templo material y no espiritual, como vosotros, le decís.
G.

Debemos entender las profecías de Ageo, como de todos los profetas, no materialmente, sino espiritualmente. La Reconstrucción del Templo, que es una bendición para todos los que participen, tiene como objetivo en la intención de Dios la Reconstrucción del Templo Verdadero de Dios según la Palabra de Jesús:
“Destruid este Santuario y en tres días lo levantaré… Pero él hablaba del Santuario de su cuerpo”. (Juan 2,19-21)
Es a través de trabajar en la construcción de este Templo en nosotros, que obtenemos todas las bendiciones de que habla el profeta Ageo en los capítulos 1 y 2.

La profecía de Ageo sobre la reconstrucción del Templo entendida materialmente no tiene ningún significado. Porque el segundo templo no tenía la belleza del primer (ver Esdras 3,12 y Curso Bíblico sobre el Libro de Esdras). Así debemos elevarse al plan espiritual para entenderla. Además, es a través del Templo del Cuerpo de Cristo que nuestro Padre da la Paz, según la palabra de Ageo: “y en este lugar daré yo paz” (Ageo 2,9). Es sólo en Jesús que encontramos la paz: “Oseas dejo la paz, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo” (Juan 14,27).
Si los judíos sionistas se encuentran todavía en el proceso de hacer guerras para un territorio geográfico, es que aún no se han construido el Templo espiritual, aceptando en ellos el Espíritu de Cristo verdadero. Hasta el momento, todavía no han puesto la mano en la construcción del verdadero Templo espiritual. Es por eso que Ageo sigue un poco más lejos diciendo: “Así es este pueblo, así esta nación delante de mí, oráculo de Yahveh, así toda la labor de sus manos y lo que ofrecen aquí: ¡impuro es!” (Ageo 2,14).
La bendición comienza con la fe en Jesús, el verdadero Mesías de Dios, y el compromiso de construir Su Templo interior y universal en nosotros. Así que entramos en este “hoy”, de que habla Ageo: “A partir de hoy te bendeciré”.

En los escritos de Ageo – como en todos los escritos de los profetas – el “cálamo mentiroso” (Jeremías 8,8) de los escribas fue infiltrado. Nosotros le reconocimos bien en estas palabras que no son ciertamente inspirados por Dios: “¡Mía es la plata y mío el oro!” (Ageo 2,8).

De hecho, Ageo nos invita a creer en el Mesías verdadero diciendo: “Aquel día …te tomaré a ti, Zorobabel, hijo de Sealtiel, siervo mío – oráculo de Yahveh – y te pondré como anillo de sello, porque a ti te he elegido, oráculo de Yahveh Sebaot” (Ageo 2, 23). Este “anillo de sello” es el Mesías que vendrá de la línea de Zorobabel. Y esta profecía se refiere especialmente al Regreso de Jesús porque en el versículo 2, 22 Ageo dijo: Trastornaré a los tronos de los reinos y destruiré el poder de los reinos de las naciones…etc.”
Este es en el fin de los tiempos que Dios nuestro Padre reconstruirá el verdadero Templo espiritual (Apocalipsis 21,22), fuente de todas las Bendiciones y la Paz verdadera.

Es a causa del “libro pequeño abierto” del Apocalipsis (Apocalipsis 10,2) que entendemos el nivel real de la mente de Dios. De hecho, el Apocalipsis atrae nuestra atención sobre el hecho de que los dos olivos de que habla el profeta Zacarías (contemporáneo a Ageo Zacarías 4,1-14) están en la intención de Dios los dos testigos del Apocalipsis: son entonces los dos pueblos palestinos y libaneses que resisten a Israel y son condenados a muerte por este Estado. Nuestro Padre, a través de dar a Zacarías la visión de los dos olivos, por tanto, no se hace referencia a Zorobabel y Josué, que han reconstruido el templo material, pero a los dos testigos del Apocalipsis, que por su testimonio hasta el mártir están reconstruyendo el verdadero Templo espiritual de Dios (Apocalipsis 11).

¿Quién es el que realmente reconstruye el Templo de Dios? Tenemos la respuesta en Zacarías 6. Sólo el Mesías, el “Germen”, anunciado, que “él llevará las insignias reales” (Zacarías 6, 12-13). “y él edificará el Templo de Yahveh” (Zacarías 6,12). Este es el único Templo que interesa a nuestro Padre y que Jesús ha construido por el sacrificio de su Vida. Este Templo será “medido” de nuevo al final de los Tiempos gracias al martirio de los dos testigos (Apocalipsis 11). Esta es la nueva opción de los elegidos respecto a compromiso contra el Anticristo. Así es como nuestro Padre “escrutas corazones y entrañas” de hoy (Salmos 7,10).

Querido G., esperamos haber respondido a tu pregunta. Porque eres un alma sedienta de conocimiento, te aconsejamos de leer y estudiar en detalle el curso bíblico que está en el sitio. Aquí encontrarás la respuesta a muchas de tus preguntas. Y lo más importante, entenderás en que Espíritu debes leer la Biblia. Acerca de los profetas, puedes leer en particular las lecciones 10 y 11 que ya te informarán mucho así que la explicación del segundo libro de Samuel o la profecía de Natán sobre el verdadero Templo es explicada (ver también sobre esto 2 Samuel 7,5-7 / Isaías 66,1 / Hechos 17,24 / 1 Corintios 3,16 / 1 Pedro 2,4 / Apocalipsis 21,22).

Oramos para ti. Que nuestra Madre Inmaculada te inspire y te hace descubrir el esplendor de la Jerusalén Nueva (Apocalipsis 21), de modo que tú puedes también cantar a Dios un “cantico nuevo” (Apocalipsis 14,3).

Ver también el texto: “Culto y lugar de culto”.