Temas bíblicos

¿Qué significa el hecho de recibir el Espíritu Santo?

¿Qué significa el hecho de recibir el Espíritu Santo? ¿Y Como sabemos que lo tenemos?

Tener el Espíritu Santo es estar en harmonía con el pensamiento de Dios, pensar como él (1 Corintios 2, 16 / 7,40 e Hebreos 10, 16).

Sabemos que tenemos el Espíritu Santo cuando nuestro juicio es conforme con las profecías. Las últimas habían anunciado la venida del Mesías y habían revelado los personajes principales. Jesús cumplió todas estas profecías. Aquellos que tienen el Espíritu Santo reconocían en este Espíritu El Mesías: “Por eso os hago saber que nadie, hablando con el Espíritu de Dios, puede decir: ‘¡Anatema es Jesús!’; y nadie puede decir: ‘¡Jesús es Señor!’ sino con el Espíritu Santo” (1 Corintios 12,3).

Hoy en día, y como el Anticristo apareció, los que le reconocen tienen el Espíritu Santo, dice el Apocalipsis: “¡Aquí está la sabiduría (el discernimiento)! Que el hombre dotado con el Espíritu calcule la cifra (reconoce) de la Bestia…” (Apocalipsis 13,18). Reconocer la Bestia es igual a un nuevo bautismo espiritual que dispensa del bautismo antiguo por el agua, como el dispensó de la circuncisión por el reconocimiento del mesianismo de Jesús.

Nos corresponde de comprender el significado espiritual de los acontecimientos que tienen lugar ante de nuestros ojos. ¿Qué pensaría, que diría Jesús, a través de ver todo esto? ¿Hablaría como el Papa? ¿Desfiguraría los mensajes de La Salette y de Fátima? ¿Diría “God bless Israel”? ¿Qué diría Jesús de la pedofilia eclesiástica, del matrimonio de los sacerdotes…? etc…

No creer que Dios existe, que Jesús es el Mesías, que los profetas están enviados por Dios, no creer en las profecías bíblicas y coránicas, en el bien y el mal, etc… Esto es el hecho de no tener el Espíritu Santo… Ver nuestro texto: “La Llave del Apocalipsis”.

¿Debemos odiar a los romanos?

“Algunos reprochan a los Judíos el hecho de matar a Jesús. Es todavía la decisión de Pilato, el gobernador romano en Palestina, y sus soldados romanos, según el Evangelio, que concretamente han crucificado Jesús (bajo la presión de la multitud de gente, por supuesto). ¿Debemos odiar a los romanos también?”
A. R.

Preguntéis: “¿Debemos también odiar a los romanos?”.

¿Odiar? ¡Vocabulario divertido! ¿No hay en vuestro horizonte una palabra más apropiada? Insinuáis entonces que también debemos odiar a los Judíos! Si este sentimiento es en vosotros, no le proyectéis en otra parte.

En cuanto a nosotros, no odiamos ni a los Judíos, ni a los Palestinos, ni a nadie. No estamos en contra de los Judíos, cuyos muchos están mal conectados y mal informados por los medios sionistas. Estamos en contra del sionismo cuyo objetivo es el Gran Israel (Eretz Israel) que se extiende desde el Nilo hasta el Éufrates, desposeyendo a todos los pueblos no judíos que están allí al grito de “maout ha aravi” (Muerte a los árabes). ¿Este grito es de amor o de odio? Tenemos admiración por algunos judíos como el joven abogado judío ortodoxo Shamai Leibovitz quien decidió de defender el activista palestino Marwan Barghouti y apareció a la televisión besándole. Tenemos estima, incluso afecto, para tales Judíos e israelíes no sionistas como el movimiento de los Neturei Karta en los Estados Unidos, el movimiento “Shalom Akhshav” (Paz Ahora), el abogado Felicia Langer que defiende los palestinos, Israel Shamir y otros Judíos que denuncian el sionismo y sus crímenes. Nosotros os referimos a la página web de Israel Shamir (www.israelshamir.net)

¿Deberéis “odiarle” también?

No odiamos a nadie, ni tampoco el Sanedrín que condenó a Jesús, después de negarle como Mesías. La Ira Justa y la oposición a la injusticia no significan odiar, pero juzgar. No condenamos a un criminal por odio de su persona, sino por amor de la justicia y para la protección de la sociedad. Quién declara un criminal inocente es también criminal. Moisés mató e hizo la guerra, algunos profetas también. Y Jesús, en la ocasión, tomó el látigo (Juan 2,13-17), y pidió que juzguemos en Justicia, sin debilidad (Juan 7,24 y Lucas 12,57). El Profeta Muhammad hizo lo mismo. Para seguir vuestra lógica, deberíamos cerrar los tribunales y condenar los jueces.

Todavía no está Pilato que decidió de crucificar a Jesús. Confesáis vosotros-mismos que esto ocurrió “bajo la presión de la multitud, por supuesto”. ¿Qué explicáis entonces? ¡Entendéis todo! Sin embargo, y para aclarar a los demás, respondemos según el Evangelio porque vosotros os referís a él.

El Evangelio declara que Pilato, lejos de querer crucificar a Jesús, trató, en cambio, a salvarlo. La decisión de crucificar a Jesús, repetimos, no fue, por supuesto, ella de Pilato como le pretendéis. Es el Sanedrín que le condenó a muerte (Luc 23,13-19 y Mateo 27,11-26). No desfiguremos la historia. El Sanedrín amenazó Pilato de denunciarle a César como protector de un hombre revolucionario, Jesús, que animó al pueblo judío a levantarse en contra Roma de (Luc 23,2). “Desde entonces Pilato trataba de librarle. Pero los judíos gritaron: Si sueltas a ése, no eres amigo del César; todo el que se hace rey se enfrenta al César.” (Juan 19, 12-15). Fue este chantaje que intimidó a Pilato cuya culpa fue de no elevar el desafío. Los romanos crucificaron a Jesús, de mala gana, pero la voluntad que incitó al crimen, la mano oculta que le crucificó fue precisamente la del Sanedrín que despertó a la multitud de gente, como le mencionéis vosotros mismos.

Es por eso que Jesús pidió al Padre de perdonarles porque “no saben lo que hacen ” (Luc 23,34). Este perdón cubre los romanos que no sabían porque crucificaban a este hombre inocente, ellos no querían matarle. Por contra, los escribas y los fariseos, miembros del Sanedrín, ellos, sabían bien la causa: Ellos rechazaban injustamente el mesianismo espiritual- no sionista ni político -de Jesús. Eran, entonces, injustificables, porque todos los escribas y los fariseos conocían bien las profecías mesiánicas. Sin embargo, ellas se aplican perfectamente a Jesús, pero los romanos, ellos, no conocían estas profecías. Esta es la razón de su justificación. En efecto, Jesús dijo a Pilato: “El (Califa) que me ha entregado a ti tiene mayor pecado” (Juan 19,11). Porque, como Juan le revela, hay un pecado que es perdonable – el de los romanos- y otro, el en contra del Espíritu Santo, que es imperdonable. Es el pecado de Caifás y de su familia (1 Juan 5,16-17). Ellos han dicho: “¡Su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos!” (Mateo 27,25). Reconocen entonces su responsabilidad, no la de Pilato.

¿Entonces dónde ponéis el odio?

¿Qué es la profecía?

Es la palabra profética de que habla Pablo y de su importancia (1 Corintios 14).

“Así también vosotros: si al hablar no pronunciáis palabras inteligibles, ¿cómo se entenderá lo que decís?” (1 Corintios 14, 9).

Profetizar, en la mentalidad evangélica, no significa anunciar eventos futuros, pero hablar de cosas divinas, celestiales, explicar claramente las profecías y verdades divinas y celestiales. Pero hay diferentes maneras de expresarse, algunas son vagas, confusas y a menudo mal entendidas. Expresarse de esta manera es “hablar en lenguas”, emitir palabras vagas, casi balbuceos. Hay buenos oradores de todo el mundo que no pueden expresarse bien que a través de hablar de política, de economía o de ciencia, etc… Estos son “profetas” de la política, de la economía o de la ciencia. Hay engañadores que “profetizan” bien sus mentiras y logran a convencer a las personas incultas.

Hay pocos profetas espirituales que saben, guiados por el Espíritu Santo, bien pasar el mensaje y el Espíritu del Padre. Por eso Pablo dijo: “El que habla en lenguas, se edifica a sí mismo; el que profetiza, edifica a toda la asamblea” (1 Corintios 14,4).

Durante mucho tiempo, los cristianos no entendieron lo que Pablo quería decir por “hablar en lenguas” y “profetizar”. Los movimientos llamados “carismáticos”, han comenzado a repetir balbuceos aturdidos acompañados de guitarra e otros instrumentos musicales con el pretexto de “hablar en lenguas”. Esto no es “hablar en lenguas”, pero es simplemente expresarse malo: Es por eso que Pablo dijo: “El que habla en lenguas no habla a los hombres sino a Dios; persona de hecho no lo entiende. El que profetiza habla a los hombres; él construye, exhorta, consola”. El que habla en lenguas, necesita a alguien para explicar su pensamiento de manera más clara a los asistentes.

Yo escribí muchos textos. ¿Creéis que me he expresado en lengua o que he profetizado? ¿Entendéis bien lo que escribí? Si yo he hecho claro, entonces he profetizado. Muchos entre los cleros, hablan en lenguas, sin saberlo, en sus sermones. Dicen muchas palabras bonitas ¿pero qué concluimos? Bla, bla, bla…

Yo os dejo leer y profundizar el capítulo 14 de 1 Corintios.
Hablar en profecía es un hecho de la mayor importancia para nosotros, los apóstoles del Apocalipsis. Todos tenemos que orar para tener este don de profecía recomendado por Pablo en su epístola. Porque “Tienes que profetizar OTRA VEZ CONTRA muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes (Pueblos seducidos por la bestia)…” (Apocalipsis 10, 11).

Jesús dijo: “Pero a aquellos enemigos míos, los que no quisieron que yo reinara sobre ellos, traedlos aquí y matadlos DELANTE DE MI” (Lu 19,27).

San Pablo dijo a los Efesios: “Tomad la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios” (Efesios 6,17).

¿Cómo debemos matarlos? ¿Con un cuchillo o una espada?
Con una “espada aguda”, ella que sale de la boca del Cristo (Apocalipsis 1,16). Entonces es por la Palabra de verdad que está en las profecías y las profecías apocalípticas en particular, que matamos a los enemigos de nuestro Esposo divino. ¿! No es Él quien “se manifestará el Impío, a quien el Señor destruirá con el soplo de su boca, y aniquilará con la Manifestación de su Venida”?! (2 Tesalonicenses 2,8)

La Palabra de Dios, Palabra de Verdad, es poderosa. Ella destruye, mata al enemigo. Esta Palabra es más cortante que una espada. Nadie no ha podido ni podrá oponerle un argumento en contra de ella. “La Bestia es Israel”. ¡Esta Palabra sola mata!
Pedro

¿Cuál es la diferencia entre un santo, un profeta y un ángel? ¿Eréis santos?

Un Santo

En la terminología cristiana, un santo o una santa es una persona que ha vivido en la tierra y ha tenido una vida pura y ejemplar. Ella puede también haber tenido regalos, carismas como Padre Pío, por ejemplo, San Francisco de Asís, Santa Clara, todos los apóstoles de Jesús, etc. La Iglesia les ha canonizado. Pero hay santos menos conocidos, como por ejemplo Sir Thomas More, canciller del rey Enrique VIII y jurista en 1529 que fue deshonrado y encarcelado y finalmente ejecutado por oponerse con firmeza al divorcio de Henri VIII. La película “A man for all seasons” relata su historia inspiradora.

En un sentido más amplio, es santa toda persona que busca a conocer la verdad una y única, y eso al precio de su propia vida. El hecho de ser preparado para todas las persecuciones es a menudo el precio a pagar para descubrir y mantener la verdad una y único. Para nosotros, Gandhi es un santo. Cuántos llamados creyentes, judíos, cristianos o musulmanes buscan a saber… Ellos están entonces catalogados por nacimiento, pero no les importa de justificar su afiliación religiosa.

Saber la verdad es sólo un medio camino. También debemos seguir en eso, y no abandonarle por temor de persecuciones eventuales, o una ganancia material sórdida, o también por placeres carnales: “Si os mantenéis en mi Palabra… Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”, dijo el Mesías (Juan 8, 32). Entonces, el hecho de saber no es suficiente, pero debemos aceptar el desafío a través de quedarse en la verdad y la integridad moral.

Conocer la Verdad conduce a conocer la voluntad del Creador y su plan de salvación, que a menudo se oponen a nuestras inclinaciones, nuestros deseos y nuestros planes e intereses humanos. ¿Estamos preparados a superarnos, a renunciar a puntos de vista y a compromisos que se oponen a la línea que conduce a la Verdad Absoluta? El Papa Juan Pablo II, a través de no revelar el “secreto” del mensaje de María en Fátima, no ha podido someter su voluntad a la de Dios. En nuestra opinión, “su santidad” no es que un título humana engañoso. Muchos otros llamados creyentes y practicantes no tienen ni la fuerza ni el deseo de renunciar al confort de lujo y a la gloria humana vana para alcanzar la gloria eterna. Hoy en día, esta gloria se obtiene a través de quedar en la Palabra de la Verdad por el testimonio en contra del Anticristo.

Hoy en día, la santidad es de reconocer la bestia del capítulo 13 del Apocalipsis, y luego de no quedarse atrapados por ella y por sus hilos sutiles: “Aquí se requiere la paciencia y la fe de los santos… (Apocalipsis 13, 10)… ¡Aquí está la sabiduría!… (Apocalipsis 13,18)”. Los santos, hoy, son testigos del Apocalipsis, estos mártires “que desprecian sus vidas hasta la muerte” en su lucha contra la Bestia apocalíptica (Apocalipsis 12,11). Son también los que, de acuerdo con su nivel y su capacidad, “testifican en contra a muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes” seducidos por la bestia, el anticristo. (Apocalipsis 10, 11). (Leer nuestro texto: “La Llave del Apocalipsis”).

Todos los que hacen la voluntad de Dios en esta tierra son santos. Él nos pide de desenmascarar la Bestia y también de establecer en la tierra ” el Cielo nuevo y la tierra nueva ” (Apocalipsis 21,1- 8 / 2 Pedro 3,13).

La santidad es de conocer y luego de impartir el conocimiento a los que el Padre Celestial nos envía. Entonces seremos amados por Dios. Esta es la santidad: conquistar el Corazón de Dios. Bienaventurados los que logran esto.

¡Nos preguntan si somos santos!
Nuestra respuesta es la de Juana de Arco: “Si le estamos, que Dios nos mantiene allí. ¡Si el contrario es verdadero, que Dios nos pone allí!” Creemos que estamos en el camino correcto, el Camino apocalíptico de quien que había dicho: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” (Juan 14,5). El evangelio es hoy superado por el Apocalipsis de San Juan, este “Pequeño Libro Abierto” (Apocalipsis 10,2), que en nuestra era de los últimos tiempos del Anticristo es “el de la Vida” (Apocalipsis 20,12) y de la renovación de todas cosas: “Mira que hago un mundo nuevo” (Apocalipsis 21,5).

A meditar: Léon Bloy, pensador cristiano, dijo: “Sólo hay una tristeza: la de no ser santo”.

Un Profeta

Es una persona humana, hombre o mujer, que está enviada e inspirada por Dios para denunciar las fallas (Jeremías 1,10), o para anunciar uno o muchos eventos futuros cuyo más importante fue el advenimiento del Mesías (Isaías 53 / Zacarías 9,9-10).

Un Ángel

Muchos significados:

  1. Ángeles Custodios: Todo ser que nace en este mundo es acompañado por su ángel custodio. Están seres espirituales no encarnados como el Arcángel Miguel y el Arcángel Gabriel.
  2. Ángeles Celestiales: Nuestros ojos carnales no los ven. Algunos santos los han captado de manera intuitiva por gracia divina. Llenan el reino de los cielos; Mateo 4,11: ” Y he aquí que se acercaron unos ángeles y le (Jesús) servían”; y leer también Mateo 22,30.
  3. Ángeles: también significa “mensajero de Dios”: Mateo 13,39-50 / 24,31
  4. Ángeles: también significa “jefe de una comunidad”, obispo etc: Apocalipsis 1,20 / 2,1 / 2,8…
  5. Los ángeles caídos son aquellos que rechazan de adaptarse al plan divino. Se rebelaron contra el Creador porque quisieron establecer un orden diferente. Lucifer (Satanás) era su líder. Ellos tratan, a menudo con éxito, de conducir a los hombres después de ellos. Logran con muchos en esta tierra.

Un discernimiento iluminado nos ayuda a reconocer los ángeles santos de los ángeles caídos.

La reencarnación

Yo creo en la reencarnación. Jesús ha dicho que debemos “nacer de nuevo para ver el reino de dios…” (Juan 3, 1-11). Tengo experiencias internas personales para creer en eso, ¿Que pensáis?

La revelación divina afirma que todo hombre nace una vez sola: “Y del mismo modo que está establecido que los hombres mueran una sola vez, y luego el juicio” (Hebreos 9,27).

Debemos estar atentos a todo lo que Jesús había dicho acerca del hecho de deber nacer de nuevo, es de nacer de nuevo “en espíritu, de Lo Alto”. De hecho, hablando a Nicodemo, Él dijo:
“En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de Lo Alto (algunos traducen: de nuevo) no puede ver el Reino de Dios… el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo nacido de la carne, es carne; lo nacido del Espíritu, es espíritu” (Juan 3,3-6).

Jesús habló del agua del bautismo que purifica el alma y le hace renacer por la fe en su persona como el Mesías esperado. Este mismo bautismo ha sido sustituido hoy por el en espíritu que se opera por la fe en la revelación que Jesús hizo del misterio apocalíptico (ver nuestro texto: “La Llave del Apocalipsis”).

En cuanto a las “experiencias internas” de este tipo, debemos ser prudentes, incluso desconfiados con ellas. Las fuerzas del mal son astutas y saben cómo jugar sobre nuestros sentimientos y nuestra ignorancia. Ellas buscan a revivir en la tierra por nosotros, a tenernos para desviarnos de la vía que conduce a la verdad. Que demos crédito a las Escrituras Santas. Ellas nos empujan ya a renacer, a bien disfrutar de nuestra estancia en la tierra para renacer, nosotros mismos, en espíritu y descubrir, en nosotros, el ser nuevo que estamos invitados a ser, el cuyo San Pablo habla:
“A despojaros, en cuanto a vuestra vida anterior, del hombre viejo que se corrompe siguiendo la seducción de las concupiscencias, a renovar el espíritu de vuestra mente, y a revestiros del Hombre Nuevo, creado según Dios, en la justicia y santidad de la verdad” (Efesios 4, 22-24).

Por tanto, es un renacimiento espiritual, interior, personal, que hace de nosotros un ser nuevo, regenerado, durante nuestro tiempo único en la tierra. Que utilicemos bien este pasaje.

Carta a un alma en búsqueda sobra la reencarnación

“La reencarnación, creer en ella o no, es muy importante. Una doctrina como esta puede hacernos perder nuestro objetivo si es falsa. Es incompatible con la enseñanza de Cristo, incompatible con su iglesia, incompatible con las Escrituras Santas reveladas por Dios.

En la carta de San Pablo a los hebreos, leemos: “Sino que se ha manifestado (Jesús) ahora una sola vez, en la plenitud de los tiempos, para la destrucción del pecado mediante su sacrificio. Y del mismo modo que está establecido que los hombres mueran una sola vez, y luego el juicio, así también Cristo, después de haberse ofrecido una sola vez para quitar los pecados de la multitud, se aparecerá por segunda vez sin relación ya con el pecado a los que le esperan para su salvación”. (Hebreos 9,26-28).

El alma es una zona oscura que no podemos comprender plenamente. Ya hemos hablado. Es por eso que tenemos que aceptar la sola luz válida, la única en la que podemos confiarnos, debemos tener confianza en ella incluso si no tenemos respuestas a todas nuestras preguntas. Esta Luz es Cristo Jesús. Y cuando, acurrucado sobre su Corazón, sobre el corazón de María, decides de hacer un pacto con él, descubrirá el misterio de las verdades que te acechan.

Habíamos hablado de la psicología de las profundidades (arquetipos de Jung). Qué sorprendente de sentir que tal momento, tal persona, tal lugar, tala circunstancia fueron experimentados por mí “antes”. De hecho, no es antes en tiempo y el espacio. Pero una predestinación, una alguna predestinación inscrita previamente en nuestras almas, un tipo de “pre” – sentimiento, de “pre” – sabor que esperaba el momento adecuado para revelarse al más íntimo de nosotros mismos y para desencadenar una reunión con el Mi interior (el subconsciente) y luego con Dios en nosotros, con la eternidad que ya somos parte, una cara a cara no con un cuerpo reencarnado, pero con el alma de Dios mismo, un diálogo, no entre yo de hoy y yo de ayer o de antaño, pero entre mí y MI y entre MI y Dios. No es una cuestión de historia y de geografía, sino una cuestión de eternidad que ya ha comenzado.

No es una cuestión del pasado, sino del futuro actual, es decir la Eternidad.

Nada debe distraernos de este diálogo (con Dios) que debe hacer de nosotros gigantes. Cualquier otra interpretación hará de nosotros enanos, ansiosos, prisioneros e infelices y no nos llevará a la Fuente Única que te ha alimentado de manera totalmente diferente de antes.
¿No es verdadero? ¿Y no es signo de Verdad de comer hasta la saciedad?

Tu alma se apoya de todo su peso para decir “sí” al Cristo. Es que ya para ti (para ti) no hay otras cuestiones que podrían darte lo que tú ya ha probado. Él es el Único, y no hay otra María. ¿Dónde irías mi pequeño pájaro? Ellos solos te hacen gorjear como tú quieres y saltar como tú aspiras.

Después de leer estas líneas, una pared se derrumbará y un Rayo te liberará.

En cuanto al alma, las experiencias y los sentimientos personales pueden ser comunicados como, por ejemplo, a través de conocer a alguien feliz, él puede comunicarnos su alegría. Alguien taciturno puede entristecer como ellos que nos llamamos aguafiestas.

Entonces las almas fallecidas, envidiosas y malas, para perdernos con ellos, nos comunican sus propios sentimientos, sus propias experiencias y su ciencia cuando Dios los permite. “Que Dios nos mantenga de muertes malos, en particular los miembros de nuestras familias”, dijo un santo. Ellos pueden hacernos mucho daño.

Estas almas nefastas, entre las que hay espíritus diábolos, actúan en nosotros para perdernos. En nuestra ignorancia y en la ceguera de todo lo que tiene lugar dentro de nosotros, confundimos los planes, es decir, no distinguimos lo que nos es proprio y los sentimientos o estados de alma que nos son comunicados o “innatos”.

A veces, tenemos la sensación de reconocer un lugar visto por primera vez: “He visto a esta casa, este bulevar, este jardín, etc…”. Y llegamos a la conclusión de que estamos reencarnados nosotros-mismos. Sin embargo, este lugar no remonta a más de 2 o 3 años. Por tanto, debemos buscar la explicación en otro lugar.

Así, del mismo modo, que Dios puede darnos la ciencia, su ciencia que llamamos “ciencia infusa”, de la que ya hemos hablado, una intuición clara y precisa sobre diversos temas. Hay que distinguir entre esta ciencia infusa y la ciencia adquirida por nuestro propio esfuerzo. La ciencia de Cristo es toda infusa, por el interior.

Es de esta manera que una chica ahora se toma para la reencarnación de Chopin, ya que ella no había 14 años cuando jugaba y componía como él. Un alma caída puede pasar a ella una experiencia similar. Cualquiera persona puede, si lo desea, de acuerdo con los demonios, convertirse durante la noche en un virtuoso musical para una vanagloria terrestre, atribuyendo esto a la reencarnación, cuando la realidad es bastante diferente.

Necesitamos mucho de discernimiento y de luz divina para descubrir todo lo que se pasa en nosotros y poder rechazar sentimientos negativos que espíritus satánicos quieren imponernos como la desesperación, las depresiones, la tristeza, el miedo, etc…. Por contra, la alegría y el optimismo son frutos del Espíritu Santo. Estamos influenciados por aquellos que frecuentamos en bien o en mal. “Dime quién tú frecuentas, te diré quién tu eres”. Este proverbio se aplica también al mundo espiritual.