La Virgen María apareció a Marienfried (Alemania), la parroquia de Pfaffenhofen, cerca de Neu-Ulm, a Barbel Ruess, que esta entonces de 22 años. Había tres apariciones: el 25 de Abril, el 25 de Mayo y el 25 de Junio de 1946. Presentamos las palabras esenciales de María y que están traducidas del alemán. Ponemos entre paréntesis y en cursiva nuestra aclaración e comparamos este Mensaje de María al mensaje del Apocalipsis de Juan.

El extracto que presentamos está tomado del folleto traducido por Nicole Roelli-Senez del original en alemán escribido por Maria Hepp: “El Mensaje de Marienfried” imprenta Paul Geiselmann, Laupheim, 1969 (Deutschland).

Primera Visión: 25 de abril 1946

Marie dice a Bärbel:
“Donde está el más alto grado de confianza y donde enseñamos a los hombres que yo puedo hacer todo, allí propagaría la paz. Luego, cuando todos los hombres creen en mi poder, habrá paz. Soy el signo del Dios vivo. Imprimo mi signo en el frente de mis hijos. La estrella (de David, el símbolo del sionismo, ver Apocalipsis 9,1) seguirá mi signo, pero mi signo va a ganar a la estrella”.

A la pregunta: “¿Quién eres tú?” Bärbel recibió la respuesta: “Si yo no navegaba, tú me conocerías.” Cuando iba, La Señora dijo:

“Que la paz de Cristo esté con tu y con todos aquellos que oran aquí.”

Este lugar se llamó más tarde “Marienfried” – ()fried = Peace)) – porque la Santa Virgen María dijo aquí: “Oseas traigo la Paz de Cristo.”

Segunda Visión: 25 del Mayo 1946

María dijo:
“Yo soy la Gran Mediadora de las Gracias. Como el mundo no puede encontrar la misericordia del Padre que a través el sacrificio del Hijo, no seréis concedidos antes del Hijo que por mi intercesión. Si Cristo es desconocido, es porque no estoy conocida.Así, el Padre derrama su copa de ira sobre sus populaciones (Apocalipsis 11,18 / 14,19/ 15,1 / 16,19) porque rechazaron a su Hijo (rechazo de Cristo por el Anticristo y aquellos que lo apoyan). El mundo se ha dedicado a mi Corazón Inmaculado, pero la consagración se ha convertido para muchos en una responsabilidad terrible. Pido que el mundo viva la consagración. Tened confianza ilimitada en mi Corazón Inmaculado! Creed que puedo hacer todo con el Hijo! Poned en lugar de tus corazones llenos de pecados mi Corazón Inmaculado, así atraeré la fuerza de Dios y el amor del Padre formara de nuevo en vosotros el Cristo hasta la perfección. Completad mis peticiones para que el Cristo pueda reinar pronto como el Rey de la Paz (Apocalipsis 11,15-17). El mundo debe beber la copa de la ira hasta las heces, debido a pecados innumerables que han ofendido a su Corazón. La estrella de los abismos (ya mencionada en la primera visión: Apocalipsis 9,1) subirá más furia que nunca y hará devastaciones terribles (“la abominación de la desolación en la Tierra Santa”: Mateo 24,15 / Daniel 9 ,27) porque sabe que su tiempo está contado (Apocalipsis 12,12) y porque ve que muchos ya se han almacenado en mi signo. En los que no tiene poder, incluso si mata al cuerpo de muchos (Apocalipsis 6,9 / 11,3- 9). Pero de estos sacrificios por mí (a espaldas de aquellos que fueron martirizados por la estrella) es mi poder para dirigir la legión restante a la victoria del Cristo. Algunos se dejan imprimir mi signo y siempre serán muchos. A vosotros, mis hijos, quiero decir: En los días los más sangrientos, no olvidéis que precisamente esta Cruz es una gracia, y siempre agradeced nuevo el Padre de este Gracia¡

Orad y ofreced sacrificios por los pecadores! Ofreced vosotros, y sus acciones al Padre a través mí. Poned vosotros enteramente a mi disposición! Rezad el Rosario! No oréis mucho para bienes exteriores! Ahora es de bien más. No esperéis mas señales y milagros! Quiero trabajar en secreto, como Mediadora Gran de Gracias. Si hacéis mis peticiones, quiero cuidar vos de la paz del corazón. Es sólo en esta paz que se puede construir la paz de las poblaciones. Entonces Cristo reinará sobre los pueblos como el Rey de la Paz. Ten cuidado de que mi voluntad será conocida, yo te daré la fuerza necesaria”.

En cuanto a la misión conferida, María también dice que el diablo tendrá en el mundo tanto poder que todos los que no están establecidos firmemente en Ella se dejarían trompar porque él sabrá cómo cegar los hombres, los mejores también están seducidos (los líderes de la iglesia, al primer lugar el Papa engañado por la estrella). En todas partes en las que los hombres no tendrán confianza en su Corazón Inmaculado, el demonio tendrá el poder, pero donde los hombres pondrían su Corazón Inmaculado en lugar de sus corazones pecaminosos, entonces el diablo no tendrá poder. Seguirá sus hijos (Por la estrella y sus hombres) y serán despreciados, pero no podrá hacer nada contra ellos.

Tercera visión: 25 de junio 1946

María dijo:
“Yo soy el Gran Mediadora de las Gracias. El Padre quiere que el mundo reconozca la posición de su sirviente. Los hombres deben creer que en la calidad de esposa constante del Espíritu Santo, yo soy Mediadora fiel de todas las Gracias. Miqueas signo llega (el ángel del Apocalipsis: Apocalipsis 10,1-2, ver el texto: “La Llave del Apocalipsis”). Dios lo quiere así. Sólo mis hijos (los Apóstoles de los tiempos últimos de que habló con La Salette) lo reconocen porque estaba mostrado por ellos en el secreto, y por eso dan gloria al Eternal. No puedo mostrar más mi poder al mundo. Debo retirar con mis hijos (la Mujer del Apocalipsis 12,1-6 / 12,13-17). Quiero hacer milagros en secreto en las almas hasta que el número de sacrificios será completo. Vosotros deben acortar los días de oscuridad. Sus oraciones y sacrificios aniquilaran la imagen de la Bestia (la Bestia del Apocalipsis 13,1-8 / 13,14-16 / 17,1-9). Así que puedo demostrarme al mundo para la gloria del Todopoderoso. Dad beso a mi signo para que todos amen y honran a Dios en tres personas. Orad y ofreced a través mi ¡Orad continuamente! Rezad el Rosario! Pedid todo al Padre por mi Corazón Inmaculado! Si eso es orientado para su gloria, Él os lo dará. No pidáis valores perecederos, pero pedid gracias para las almas individuales, para sus comunidades, para los pueblos, para que todos amen y dan gloria al Corazón Divino. Consagradme el sábado como yo deseaba.

Traedme muchos sacrificios! Haced de tus oraciones un sacrifico! Estad Desinteresados! Ahora es sólo de dar gloria y expiación al Eternal. Si vosotros vos dedicáis por completo a eso, yo me ocupo de todo lo demás. Quiero cargar a mis hijos de cruses, pesados y profundos como el mar, porque yo los amo en mi Hijo sacrificado. Yo os suplico. Estad listos de llevar sus cruses, para que la paz pase pronto. Dad un beso a mi signo para que luego la Trinidad Santísima sea glorificada.

Exijo que los hombres llenen mis deseos lo antes posible, porque es la voluntad del Padre celestial, y porque es necesaria para su gloria la más grande y para su magnificencia, ahora y en todos los tiempos. El Padre anuncia sufrimientos terribles para aquellos que no quieren someterse a su voluntad”.

La Santisima Virgen dijo que ella tenía un mensaje nuevo al mundo. Las circunstancias y los detalles exteriores no debían ser reportados: “Los espíritus se separarán sobre este mensaje, muchos se sorprenderán, pero una legión pequeña le comprenderá y le declarará. Quienes reconocen mi voluntad y se regocijan. Esta legión ha reconocido mi posición en ese momento y me ha dado una gran alegría. Esta legión, en muchos países, tiene representantes y ellos se encargarán de difundir mi mensaje. Muchos de ellos ya han visto mis milagros secretos. Reconocieron que yo soy la “Madre Maravillosa” y me dan gloria en este título.” (Este mensaje sorprendente es el del Apocalipsis que sorprendió a la gente al servicio de la Bestia. Sobre el título de “Madre Admirable” ver instrucciones abajo).

Bärbel pidió una señal exterior para que las personas creen en su mensaje. María dijo que no va a dar señal que cuando los hombres hacen su voluntad. Entonces ella haría milagros más grandes que nunca, milagros en las almas. La Santísima Virgen dijo además:

“He dado tantas señales y a menudo he hablado al mundo, pero los hombres no le han tomado en serio. Grandes masas llegaron a causa de las señales exteriores, pero no por el esencial. Estamos en vísperas de un momento en lo que todos los que creen en mi solamente a causa de milagros visibles serán confundidos. Las señales exteriores traerán muchos a responsabilidades más grandes, porque no se han sacado conclusiones. Hay muchas almas que están esperando solamente la oración de mis hijos. Mis hijos tienen que alquilar y honrar más El Eternal y darle gracias. No les ha creído para Su gloria!”

Los administradores del sitio visitaron Marienfried en 1984. Se reunieron con el sacerdote responsable y un grupo pequeño. Les expusieron el Mensaje del Apocalipsis. Quedaron impresionados y nos permitieron de encontrar la Bärbel sí misma en su casa. Ella no reveló nada de este “otro mensaje que María debe revelar” porque, dijo, su obispo le prohibió. Es la responsabilidad de los Apóstoles del Apocalipsis de romper el silencio sobre la identidad de la Estrella, la Bestia del Apocalipsis.

Oración a “Mater Admirabilis”

Una oración a “Mater Admirabilis” (Madre Admirable) estaba compuesta el 20 de octubre de 1945 por la joven Doris Toutounji, nacido el 24 de junio 1930. De repente se fue llevado al Cielo el 10 de diciembre 1945, cuarenta días después de haber compuesto esta oración hermosa inspirada por el Espíritu Santo.
Los Apóstoles del Apocalipsis le encantan rezar esta oración y apelan la Madre Admirable, a través de ofrecerla todos los días. Se reconocen en la “legión pequeña” de sus hijos que “lo hacen gloria bajo este título.” Notamos que las apariciones de María a Marienfried comenzaron en abril de 1946, cuatro meses después de la “desaparición” de Doris para unirse a esta Madre Admirable aquella había dedicado esta oración con amor.

Hola María, llena de gracias, la luz brillante donde se reflejan las Tres Personas Divinas. Tu nombre, oh María, es un bálsamo común y, por nosotros, pecadores, un alivio siempre esperado.

El Señor es contigo, como tú, María, está con nosotros, para iluminar, guiar y consolar sus hijos, los peregrinos pobres que andan en el valle de lágrimas, mirando a ti, su estrella dulce.

Bendita tú eres entre todas las mujeres, porque el Señor te ha elegido para ser la Madre del Verbo Encarnado, sin permitir que el pecado empane su blancura preciosa.

Jesús, el fruto de tu vientre es bendecido, porque por Tito le nos ha dado, el Salvador Único que nos redime de la muerte y nos vuelve a abrir la puerta de los cielos.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros que ahora luchan en la tierra. Sea nuestro refugio en cualquier momento, porque en el momento Benedito de la muerte, podemos contemplar tu cara dulce en el esplendor de la Eternidad. Amén.