“Danos, oh Creador de todas las maravillas,
Oh Curador de la criatura, ojos para ver
y oídos para oír lo que el Espíritu dice.”

“El que tiene oído, oiga
lo que el Espíritu dice á las Iglesias.” (Apocalipsis 2,11)

Introducción

Jesús nos reveló las evidentes señales de su regreso. Los Apóstoles nos entregaron estas profecías importantes por escrito. Lucas el Evangelista dice sobre esto:

“Porque estos son días de venganza: para que se cumplan todas las cosas que están escritas.” (Lucas 21,22)

Los Evangelios se había escrito, pero no el Apocalipsis. Hoy debemos tener en cuenta las palabras proféticas sobre el regreso del Cristo en los Evangelios y el Apocalipsis, este último Libro está dedicado específicamente a las profecías sobre el Regreso de Jesús. Por lo tanto, debemos estar atentos a las palabras proféticas que Pedro recomienda vivamente: “Tenemos también la palabra profética más permanente, á la cual hacéis bien de estar atentos como á una antorcha que alumbra en lugar oscuro hasta que el día esclarezca, y el Lucero de la mañana salga en vuestros corazones” (2 Pedro 1,19). La Estrella de la mañana es el símbolo del Mesías, Jesús (Números 24,17 / Apocalipsis 2,28 / 22,16). Es en nuestros corazones que ya opera su regreso. Algunos ya Lo han reconocido.

Jesús también nos recomienda “mantener nuestras antorchas encendidas” (Lucas 12,35) al referirse constantemente a la palabra profética de reconocer las señales de los tiempos: “cuando viereis todas estas cosas, sabed que está cercano, á las puertas.” (Mateo 24,33). La negligencia de las profecías o el no reconocer el cumplimiento significa que estamos dormidos, como las vírgenes fatalmente tonta (Mateo 25). Los que comprenden las profecías se dan cuenta que Jesús “está a las puertas”, como Él mismo dijo en Lucas 12,36 / Apocalipsis 3,20.
¿De que puerta está hablando? Del corazón, por supuesto!

¿Por qué Jesús está en las puertas? Para abrirle porque Él quiere entrar

¿Para qué? Jesús mismo responde:

“Entraré a él (o ella), y cenaré con él, y el Conmigo.” (Apocalipsis 3,20)

“Bienaventurados aquellos siervos, á los cuales cuando el Señor viniere, hallare velando: de cierto os digo, que se ceñirá, y hará que se sienten á la mesa, y pasando les servirá.” (Lucas 12,35–37)

“Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas: porque el tiempo está cerca.”, dijo Juan (Apocalipsis 1,3). Este tiempo ya está aquí. Está “cerca”, porque hay 2000 años, como lo explica Pedro “un día delante del Señor es como mil años y mil años como un día.” (2 Pedro 3,8).

Los primeros cristianos “escudriñando cada día las Escrituras, si estas cosas (lo que se dicen los apóstoles acerca de Jesús) eran así” (Hechos 17,11). Hacemos lo mismo, permanecemos despierto examinando las Escrituras: “Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sobrecoja como ladrón; Porque todos vosotros sois hijos de luz, é hijos del día; no somos de la noche, ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás; antes velemos y seamos sobrios…” (1 Tesalonicenses 5,4-7). Para mantenerse despierto, se debe consultar las Sagradas Escrituras.

Comprendemos que Jesús ya está aquí, en las puertas. Abrimos a Él.

Las principales señales proféticas de su presencia son:

Aparición del Anticristo: Israel

Mateo 24,4-5: “vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo…” (el Mesías sionista de Israel: en Israel muchos afirman hoy día que el Mesías sionista está a la puerta, incluso ya está en Israel; pretendieron que fue Menachem Begin, luego Ariel Sharon u otros rabinos).

Mateo 24,23-25: “se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas.”

Marcos 13,5 / 21-22 / Lucas 21,8: “muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy (el Mesías).”

La característica del Anticristo: él niega que Jesús es el Cristo. (1 Juan 2,18-22 / 1 Juan 4,2-3 / 2 Juan 7-11). Los demonios, entonces, no son el Anticristo, ya que confiesan que Jesús es el Cristo. Ellos no Le niegan (Mateo 8,29 / 1,34 Marcos / Lucas 4,41).

Pablo anunció la aparición del Anticristo que le describió como “la Apostasía, el Hombre de Pecado, el Hijo de perdición, el Opositor, el misterio de la Iniquidad” (2 Tesalonicenses 2,2-9).

El Apocalipsis anunció la aparición de “la Bestia” (Apocalipsis 13 y 17). Es el Anticristo.

La Virgen en La Salette (1846), anunció la aparición del Anticristo en el futuro cercano.

Aparición de falsos profetas

Estos falsos profetas hablan en favor de Israel:

Mateo 24,11: “falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos
…” (El abuso a través de los medios de comunicación, etc….)

Mateo 24,24-25: “falsos Cristos, y falsos profetas, y darán señales grandes y prodigios… He aquí os lo he dicho antes” (Las maravillas militar de Israel)

Mateo 7,15-20: “…que vienen á vosotros con vestidos de ovejas…” (Holocausto nazi: Apocalipsis 13,3)

Marcos 13,22: “se levantarán falsos Cristos y falsos profetas…os lo he dicho antes todo.”

El Apocalipsis describe estos falsos profetas como “el falso profeta” (Apocalipsis 19,20 / 20,10) y “la otra Bestia” (Apocalipsis 13,11) o también “los diez reyes” (Apocalipsis 17,12) al servicio de “la Bestia” quien es el Anticristo (Apocalipsis 13,12 / 17,13 / 19,20).

¿Cuáles son las maravillas que el Anticristo llevará a cabo con el falso profeta? – El regreso “milagrosa” del Estado de Israel y sus prodigiosas victorias gracias al apoyo de EE.UU. (puesto a su servicio): “Los demonios del aire (aviación) con el Anticristo realizarían grandes señales sobre la tierra y el aire”, dijo la Virgen en La Salette (véase el texto “La Salette”).

¿Qué métodos emplean el Anticristo y el falso profeta para engañar? – Las “herejías de perdición, y negarán al Señor…” (2 Pedro 2,1-3), las burlas contra la fe (2 Pedro 3,3-7), la disipación (2 Timoteo 3,1-5).

Habrá falsas perspectivas de la paz (1 Tesalonicenses 5,1-3). En La Salette, María también habló de una “paz falsa” (ver el texto “La Salette”).

Las guerras, naciones contra naciones

Mateo 24,6-7 y 24,21 / Marcos 13,7-8 / Lucas 21,9-10.

Hambrunas

Mateo 24,7 / Marcos 13,8 / Lucas 21,11: Pestes y hambrunas

Terremotos

Mateo 24,7 / Marcos 13,8 / Lucas 21,11: “… grandes terremotos”.

Traiciones

Mateo 24,10-13: “Se entregarán unos a otros, y unos aá otros se aborrecerán… por haberse multiplicado la maldad, la caridad de muchos se resfriará.”

Encontramos que el amor a Dios y a la espiritualidad se ha extinguido del mayor número de la gente con la iniquidad y la perversidad modernas. Por eso, Jesús dijo:

“Cuando el Hijo del hombre viniere, ¿hallará fe en la tierra?” (Lucas 18,8)

En La Salette, la Virgen dijo: “Roma perderá la fe y se convierte en la sede del Anticristo”. Roma, el Vaticano ya ha perdido la fe verdadera.

Propagación Universal del Evangelio

Mateo 24,14 / Marcos 13,10.

El Evangelio está traducido a más de 3 000 idiomas. Se ha extendido ya en el mundo entero.

Signos en el cielo

Lucas 21,11: “…habrá espantos y grandes señales del cielo (aviones, satélites).”

Lucas 21,25-27: “… Secándose los hombres a causa del temor y expectación de las cosas que sobrevendrán á la redondez de la tierra (guerra nuclear)…entonces verán al Hijo del hombre, que vendrá…” (véase 2 Pedro 3,10-13)

Los aviones (“langostas” de Apocalipsis 9,1-11) y la conquista del espacio son grandes señales del cielo, y la amenaza nuclear aterroriza los hombres.

También hay señales visibles en el cielo espiritual:

Las apariciones de María

Las apariciones de María fueron predichos por San Juan en el Apocalipsis:
“Una grande señal apareció en el cielo: una mujer!…” (Apocalipsis 12,1-2). Esta señal maravillosa manifestó:

  • A La Salette (1846), donde María denunció la traición clerical, y la próxima aparición del Anticristo, la Bestia del Apocalipsis, anunció castigos que serán seguidos por la renovación de todas las cosas.
  • En Lourdes (1858), María se reveló la Inmaculada Concepción.
  • En Fátima (1917), Ella repitió el mensaje de La Salette en breve y reveló un secreto: la identidad del Anticristo. Esta nunca ha sido revelada por los papas, un signo de la traición del Vaticano predicho por el Evangelio y de María de La Salette.

La venida anunciada del el Mensajero del Apocalipsis

Ya él fue manifiesto después de 2000 años, vino del “Oriente” (Apocalipsis 7,2).

La apertura del Libro de Apocalipsis

Este mensajero ha venido con el “pequeño Libro abierto” (Apocalipsis 10,2) para marcar los “Apóstoles de los últimos tiempos” (Apocalipsis 7,2-3), que deben “profetizar otra vez contra una multitud de pueblos, naciones, lenguas y reyes” (Apocalipsis 10,11).

La mayor angustia de todos los tiempos

Mateo 24,21 / Marcos 13,19-20 / Apocalipsis 7,14 / 16,18-21 / Daniel 12,1.

Tinieblas espirituales

Mateo 13,24-25 / Mateo 24,29: “Sol y luna oscuros.” (Apocalipsis 6,12)

Lucas 21,26-34: “glotonería y embriaguez, y de los cuidados de esta vida.” (2 Timoteo 3,1-5)

El sol y la luna oscurecidos simbolizan la oscuridad espiritual, debido a la apostasía y la inmoralidad:

Mateo 24,29: “… las virtudes de los cielos (poderes espirituales) serán conmovidas.”

Mateo 24,37-39 / Lucas 17,26-30: “… como los días de Noé y de Sodoma.”

Apocalipsis 13,5-6: La bestia tiene la facultad de pronunciar palabras de orgullo y de blasfemia contra Dios y los santos y para vencer.

1 Tesalonicenses 5,1-8: Diferencia entre el hijo de la luz y el hijo de la oscuridad.

Jerusalén

Las profecías nos advierten sobre lo que debe suceder en la Tierra Santa y, especialmente, Jerusalén en la época tardía del Anticristo:

Mateo 24,15-16: “cuando viereis la abominación del asolamientoen el lugar santo en Judea….os dijere: He aquí está el Cristo, ó allí, no creáis’ ” (Mateo 24,23-24). Los israelíes se cree que algunos de sus comandantes, políticos o religiosos fuera el Mesías.

Daniel habló de la abominación de la desolación (Daniel 9,27 / 12,11), pero se reveló que “estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del Fin” (Daniel 12,4 y 9).

Marcos 13,14: “la abominación de asolamiento, donde no debe estar, en Judea.”

Lucas 21,20-24: “cuando viereis a Jerusalén cercada de ejércitos (el ejército y los asentamientos israelíes).”

Apocalipsis 11,2: “… hollarán la ciudad santa (Jerusalén).”

Apocalipsis 11,8: “… donde también nuestro Señor fue crucificado (Jerusalén).”

Apocalipsis 20,9: “… circundaron el campo de los santos, y la ciudad amada (Jerusalén)”.

La luz viene del Oriente

Mateo 24,27-28: “… como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el Occidente…”

Apocalipsis 7,2: El Ángel sube del Oriente.

Cantares 4,8: “Ven del Líbano (este) mi amada…”

Isaías 29,17-18: “El Líbano será un huerto… los sordos oirán las palabras del libro (el Apocalipsis)”.

Ezequiel 17,22-24: “del cogollo de aquel alto cedro (símbolo de Líbano) En el monte alto de Israel lo plantaré, se hará magnífico cedro; y habitarán debajo de él todas las aves (Los creyentes).”

Al final del tiempo, la luz viene del Oriente para el libro del Apocalipsis abierto por Jesús en el Líbano el 13 de mayo 1970.

El Mensaje Apocalíptico

Apocalipsis 7,2-3: Él viene “del nacimiento del sol, teniendo el sello del Dios vivo: y clamó con gran voz á los cuatro ángeles, a los cuales era dado hacer daño a la tierra y a la mar”.

Apocalipsis 10,1-11: “ángel fuerte descender del cielo, cercado de una nube, y el arco celeste sobre su cabeza”. El arco iris en el cielo es un símbolo de que el Pacto del sacerdocio fundada por Jesucristo. Está “en su mano un Librito (el Apocalipsis) abierto (se muestra). Debe “clamó con grande voz” (después de la caída de la Bestia) y “otra vez profetizar a muchos pueblos y gentes y lenguas y reyes.”

Apocalipsis 8,3-5: Él ofrece “las oraciones de todos los santos sobre el altar”. Estos santos son aquellos que fueron asesinados por la Bestia “debajo del altar las almas de los que habían sido muertos por la palabra de Dios y por el testimonio que ellos tenían” (Apocalipsis 6,9-11).

“Él llenó del fuego del altar, y lo echó en la tierra” (Apocalipsis 8,5), lo que significa que él ora para que Dios haga pronta justicia y derrama su ira en el suelo contra la bestia y su aliados. El Ángel “que tiene poder sobre el fuego” (de la ira) en Apocalipsis 14,18 es el mismo que el del Apocalipsis 8,5.

Apocalipsis 19,17-21: Él debe invitar a “todas las aves que volaban por medio del cielo a la cena de Dios, y comer la carne de los reyes.”. Esto significa que él incita los creyentes a combatir, a través de la oración, el testimonio y las armas si es necesario, contra la Bestia y sus aliados.

Apocalipsis 22,10: Él debe revelar “las palabras de la profecía de este libro; porque el tiempo está cerca”. Ese momento ha llegado.

Apocalipsis 22,16: Es Jesús mismo quien le envía: “Yo Jesús he enviado mi Ángel para daros testimonio de estas cosas en las Iglesias.”

Apocalipsis 19,10: El enviado de Jesús debe imponer la humildad no practicada por el clero: “yo me eché á sus pies para adorarle. Y Él me dijo: Mira que no lo hagas: yo soy siervo contigo, y con tus hermanos que tienen el testimonio de Jesús: adora á Dios.”

También debe explicar que “el testimonio de Jesús es el espíritu de profecía”, es decir que el fiel creyente debe “otra vez profetizar a muchos pueblos y gentes…” (Apocalipsis 10,11). Esta profecía es el testimonio específico contra la Bestia y sus aliados, anunciando su destrucción. El clero cristiano dejaron de testificar por esa profecía.

Mateo 25,6: Es él quien lanza a las vírgenes endormidas “el clamor de medianoche, He aquí el Esposo (el Regreso de Jesús)”.

Los Apóstoles del regreso de Cristo

Jesús anuncia el envío de sus Apóstoles de los últimos tiempos y son como sus primeros Apóstoles: “Él enviará sus ángeles (enviados) con gran voz de trompeta (la trompeta apocalíptica) y juntarán sus escogidos de los cuatro vientos” (Mateo 24,31 / Marcos 13,27).

Mateo 13,40-43: “… Enviará el Hijo del hombre sus ángeles, y cogerán de su reino todos los escándalos, y los que hacen iniquidad.” (Apocalipsis 21,8 / 22,14-15)

Al hablar de sus “ángeles” sobre sus primeros Apóstoles, es evidente que no eran ellos, pero los demás Apóstoles que envía en el futuro al final de los tiempos. Estos serán seleccionados, marcados por el sello de Dios que el solo el Enviado apocalíptico tiene (Apocalipsis 7,2). Es él quien marca los elegidos por el “pequeño Libro abierto” (Apocalipsis 10,2).

La Virgen habla sobre estos Apóstoles de los últimos Tiempos en La Salette y en Marienfried

Comentario

Jesús regresa “en las nubes del cielo”, es decir, en las almas de sus fieles (Mateo 24,30 / Marcos 13,26 / Lucas 21,27 / Apocalipsis 1.7 / Daniel 7: 13). Todo está dentro del corazón. Algunos ya Le han visto (Juan 14,7), porque “será visto de los que le esperan” (Hebreos 9,28). Esta visión será clara y general después de la caída de la bestia, porque entonces “todo ojo le verá, y los que le traspasaron” (Apocalipsis 1,7).

Lucas 21,15: Jesús dará Él mismo a sus Apóstoles de los últimos días “boca y sabiduría, á la cual no podrán resistir ni contradecir todos los que se os opondrán”. Esta sabiduría es la interpretación coherente, clara y irrefutable de las profecías del fin de los tiempos, en particular los del libro del Apocalipsis.

Conclusión

¿Y tú, ¿has visto el cumplimiento de todos estos eventos? “Cuando verán todas estas cosas sabrán que está a las puertas,” a su puerta, y quiere venir a cenar con usted en privado (Lucas 12,36-37 / Apocalipsis 3,20) (ver el texto: “Jesús renueve el sacerdocio”).

Los Apóstoles le preguntaron a Jesús cuando iban a tener lugar los acontecimientos de los últimos tiempos. Él respondió: “Donde estuviere el cuerpo, allá se juntarán también las águilas” (Mateo 24,28 / Lucas 17,37). El Cuerpo de Cristo está ahora en los hogares de familias apocalípticas, aquellas que tienen el coraje, la inteligencia y la astucia de “calcular el número de la Bestia” y reconocer su identidad. Ellos también pueden tener la fuerza para responder sin vergüenza, con la cabeza en alto, la invitación a la boda del Cordero ” (Lucas 21,36), después de haber resistido a la Bestia y sus aliados, convertirles en cadáveres según la incitación del ángel del Apocalipsis (Apocalipsis 19,17-18). Afin de mériter le Corps du Christ, il faut dévorer les cadavres de ses ennemis.

Para escuchar la llamada al combate lanzado por el ángel del Apocalipsis, debe poder “las cosas que han de ser después de éstas.”, lo que, hoy día, ya llegó (Apocalipsis 4,1). Feliz es aquel que escucha el Señor invitándole a la boda: “Amigo, sube arriba: entonces tendrás gloria delante de los que juntamente se asientan á la mesa” (Lucas 14,10). Porque Jesús, por su Ángel, abre una nueva puerta (Apocalipsis 3,8). Bienaventurados los que logran entrar de la puerta a pesar de ser estrecha, porque es espiritual e interior, y entramos a través del testimonio de Jesús (Apocalipsis 4,1).

Hoy, Jesús desea tener Creyentes Independientes, liberados del clérigo traidor e infiel. Su “Ángel” apocalíptico fue enviado para liberar los que tienen “ojos para ver y oídos para oír lo que el Espíritu dice a las Iglesias” (Apocalipsis 2,11).